domi Cómo usar tu pensamiento para superar tus problemas de ansiedad

Cuando estás en una situación que te genera ansiedad, haces una interpretación de lo que esa situación significa para ti; es decir, tienes una serie de pensamientos relacionados con la situación en que te encuentras. Esos pensamientos pueden causar directamente tu ansiedad, agravarla o hacerla desaparecer. Por tanto, si eres capaz de controlar y cambiar tu pensamiento, tendrás una poderosa herramienta para superar tu ansiedad.

Hay que tener en cuenta, no obstante, que esta técnica no siempre es efectiva cuando la usas en el momento mismo en que están sintiendo ansiedad; es decir, cuando ya te has metido de lleno en la situación ansiógena y tu corazón está latiendo a toda máquina. Cuando una persona se siente ansiosa (especialmente si la ansiedad es alta) su mente no funciona del todo bien, no piensa con claridad y no es muy capaz de hacer lo que voy a explicar en este artículo.

Por tanto, para sacar provecho de esta técnica es importante que empieces practicándola cuando no sientes ansiedad, usando la imaginación para verte a ti mismo en una situación ansiógena (es decir, en la que sientes ansiedad habitualmente). Conforme vas practicando más y más, el nuevo modo de pensar se va haciendo cada vez más automático, hasta que los nuevos pensamientos, interpretaciones o formas de ver el mundo se hacen más fuertes que los viejos y empiezan a surgir de manera más fácil y automática cuando te encuentres en una situación ansiógena, haciendo que te sientas mejor. Es decir, la clave del éxito es practicar todo lo posible, día tras día y ser perseverante.

El debate de pensamiento

Paso 1. Conoce tu pensamiento

Elige una hora y lugar en la que nadie te va a molestar y piensa en la última vez que has sentido ansiedad (si hace mucho tiempo desde la última vez, piensa en una situación imaginaria que te haría sentir ansiedad). Imagínate en la situación de la manera más precisa posible, como si estuvieras realmente ahí.

Cuando empiezas a sentir ansiedad, también están surgiendo en tu mente una serie de pensamientos; es decir, frases que te dices a ti mismo y que suelen ser interpretaciones catastrofistas de lo que va a pasar. Es decir, piensas en todo lo malo que podría pasar y que “seguro” que va a pasar.

Vamos a tomar como ejemplo la ansiedad social, ya que es una de las más comunes. Tenemos un estudiante que está en clase y el profesor le pide que se levante y explique un trabajo que ha realizado. Automáticamente y casi sin darse cuenta, por la mente del estudiante pasan ideas como: “Seguro que me quedo en blanco y no puedo hablar, seguro que tartamudeo, se van  a reír de mí, voy a hacer el ridículo y luego todos me rechazarán,

seré el idiota de la clase, es horrible no puedo soportarlo.”

En ese momento, el estudiante puede no ser consciente de lo que está pensando, puesto que lo ha pensando tantas veces que se ha convertido en algo automático y aparece en su mente sin poderlo controlar y casi sin darse cuenta. Solo se da cuenta de que se siente tremendamente mal. Pero lo que sucede en realidad es que son precisamente esos pensamientos los que le están provocando la ansiedad y no la petición del profesor.

Cuando este estudiante llega a casa, decide practicar esta técnica (el debate de pensamiento). Así que recuerda lo sucedido con total claridad y escribe en un papel todos los pensamientos que pasaron por su mente y que le crearon ansiedad.

Hay un error muy frecuente que suele cometer la gente en este punto, y es que escriben el pensamiento solo a medias. Por ejemplo: “Todos se van a reír de mí” es un pensamiento incompleto porque por sí solo no crea ansiedad. Es la interpretación de ese pensamiento lo que puede crear ansiedad o no. Si alguien piensa: “Se van a reír de mí pero me da igual”, no siente ansiedad. Por tanto, tienes que escribir el pensamiento hasta el final. Para poder hacerlo pregúntate: “¿Y qué pasaría…? ¿Qué significa?” Por ejemplo:

  • Se van a reír de mí. ¿Y eso significa…?
  • Significa que haré el ridículo. ¿Y eso significa…?
  • Que todos verán lo idiota que soy en realidad, lo inútil que soy realmente. ¿Y qué pasará?
  • Será realmente horrible, no podré soportarlo.

Cómo ves, aquí ha sido necesario tirar del “hilo del pensamiento” varias veces y llegar hasta el final. En los problemas de ansiedad, el final suele ser a menudo el mismo: “será horrible, no podré soportarlo”.

Veamos otro ejemplo con una fobia simple, como el miedo a los perros. La situación ansiógena es ver un perro o estar cerca de alguno. Lo siguiente que sucede es que haces una interpretación de esa situación. Si piensas “Qué perro tan simpático”, no sientes ningún miedo. Si piensas: “Es peligroso, me va a morder, me hará daño”, entonces sientes miedo. Como ves, tu pensamiento ejerce un papel muy importante en la aparición de la ansiedad.

Por tanto, en este paso, haces una lista con todos los pensamientos generadores de ansiedad que pasan por tu mente, llevándolos hasta el final (sin dejarlos a medias; esto es importante).

Si te cuesta trabajo identificar cuáles son los pensamientos generadores de ansiedad, pregúntate:

  • ¿Qué pienso exactamente que me hace sentir así?
  • ¿Qué temo que pueda suceder?
  • ¿Qué es eso tan malo que creo que puede pasar?

Paso 2. Cuestiona tus pensamientos

Una vez que tienes tu lista de pensamientos, empieza a debatirlos. Considéralos solo hipótesis (ideas que no sabes si son ciertas o no) y cuestiónalos, ponlos entre interrogantes. Estas son algunas preguntas que pueden ayudarte:

  • ¿De verdad puede pasar esto que creo?
  • ¿Qué probabilidad hay de que pase? ¿Es alta o baja?
  • Si llega a pasar, ¿es realmente tan horrible o es tan solo desagradable?
  • ¿Realmente no podré soportarlo?
  • ¿Estoy usando algún error de pensamiento? Sigue el enlace para conocer los errores de pensamiento más habituales.
  • ¿Hay alguna evidencia de que esto que pienso es cierto?
  • Si sucediera lo que temo, ¿qué podría hacer para solucionarlo?
  • ¿Qué es lo peor que podría pasar?

Paso 3. Cambia tus pensamientos

Al hacerte estas preguntas no solo estás cuestionando (dudando de la veracidad) de tu pensamiento, sino que ya has empezado a cambiarlo, porque te vas dando cuenta de que es poco realista, exagerado y catastrofista. Siguiendo con el ejemplo de la ansiedad social, un modo más constructivo de verlo, al que podría llegar el estudiante tras cuestionar sus pensamientos, podría ser este:

“No tengo por qué quedarme bloqueado, pues conozco bien mi trabajo, ya que lo he hecho yo. Si veo que me quedo en blanco, puedo recurrir al mindfulness (me centro en mi respiración y olvido todo lo demás, luego busco en mi mente y me concentro exclusivamente en mis ideas, como si todo lo demás no existiera, luego explico mi trabajo centrando plenamente mi atención en la explicación y dejando de lado todo lo demás), o puedo aceptar lo que está pasando y decir: “Es que ahora no me acuerdo” (tal vez se rían, pero también puedo reírme yo, pues tiene su gracia). Y tal vez el profesor me deje echar un vistazo al trabajo para ayudarme. Si me quedo en blanco, la probabilidad de que se rían no creo que sea muy alta, pero podría suceder. Si sucede, no significa que piensen que soy un inútil, y si lo piensan, eso no significa que de verdad lo sea. Si todo esto sucede, no es tan horrible, puedo soportarlo y luego hacer debates de pensamiento para afrontarlo mejor la próxima vez.”

Paso 4. Practica mucho, siempre que puedas, cada día y lo más posible.

Recuerda que esta es una técnica, pero hay otras que puedes usar también. Especialmente, no te olvides del mindfulness, pues es tan simple como efectiva.

http://motivacion.about.com/od/superacion-ansiedad/fl/Como-usar-tu-pensamiento-para-superar-tus-problemas-de-ansiedad_2.htm

 

MUSICA PARA EL ALMA

nomad9

El término “nómada” hoy en día es una metáfora común para el errante a la deriva. Pero de hecho, el movimiento de los nómadas tradicionales está lejos de ser azaroso: es tanto predeterminado como sistemático. La mayoría de ellos viven en áreas marginales como desiertos, estepas y tundras, en donde la movilidad se vuelve una estrategia lógica y eficiente para recolectar recursos escasos que están dispersos de manera desigual a lo largo de territorios grandes. Quizá estemos llegando al día en que los nómadas que aún caminan el mundo sean las últimas generaciones. El fotógrafo Jeroen Toirkens creó un fascinante libro visual de los últimos nómadas del Hemisferio Norte, desde Groenlandia hasta Turquía.

Nomad tomó una década en completarse. Despliega 150 fotografías en blanco y negro que revelan lo que se siente como una realidad alterna, a veces severa, a veces absolutamente poética. Las culturas nómadas, mediante este libro, aparecen como una suerte de isla en el océano de las “otras culturas”. Algo tan lejano al nuevo orden mundial, lleno de ciudades y marcas de civilización, que parece imposible.

nomad8

nomad7

nomad6

Jelle Brandt Corstius, en el prólogo al libro, explica:

Desde los comienzos del tiempo, la gente nómada ha recorrido el mundo. Buscando comida, alimentando a su ganado. Buscando una existencia, libertad. Viviendo en lo salvaje, las montañas, desiertos, tundra y hielo. Con solamente una delgada capa de tela entre ellos y la naturaleza. La Tierra en el siglo XXI es un lugar atestado, calles y ciudades en todas partes. Sin embargo, de alguna manera, estas personas se aferran a tradiciones que se remontan a los comienzos de la civilización humana.

nomad20

nomad2

nomad18

En su totalidad, el libro es un bello ejercicio de cambio de perspectiva. Nos invita a dirigir nuestra atención e imaginación a una parte del mundo (nuestro mundo) que funciona bajo otras leyes y está en constante movimiento. Es otra manera de pensar en la condición humana y su relación con la naturaleza.

nomad15

nomad17

http://pijamasurf.com/2014/07/nomad-fascinantes-fotografias-de-los-eternos-viajeros-2/

domi La búsqueda de la inmortalidad

Y, sobre todo, nuestro deseo de inmortalidad. Dinero, científicos, instituciones de todo tipo e infinidad de individuos particulares unidos en la incesante búsqueda de la inmortalidad.

En esta sociedad a la que nos han conducido los logros del deseo podemos ver cómo nuestros ancianos llegan a tales a veces con muy buena calidad de vida y otras con peor, entendiendo por ésta salud y bienestar. Pero resulta dramático ver cómo se condena a infinidad de personas a vivir más, aun sin esperanza de mejorar su situación por sufrir alguna de esas terribles enfermedades que no tienen cura y someten a quien la sufre a un gran daño físico y emocional. Personas a las que quizá a lo largo de los años fármacos y medicina en general han hecho un gran servicio, pues han contribuido a que su vida se pueda realizar en mejores circunstancias, o incluso a no perecer, pero quienes, posteriormente, debido al deseo generalizado de vivir más a cualquier precio, o al miedo común a la muerte, viven largas temporadas, muchos años en algunos casos, atados a la vida mediante la ciencia y la tecnología, a veces a su pesar, extendiéndose en el tiempo el terrible sufrimiento que les produce su letal enfermedad, aun a sabiendas que nunca mejorarán y que sólo el natural desenlace de la muerte acabará con esa situación.

 

Evidentemente, nadie es quien para negar la vida a nadie, y todos nos sentimos bien colaborando en la mejora y bienestar de los demás. Salvar vidas es más que digno de elogio, admiración y satisfacción; pero, creo que no debemos hacerlo a cualquier precio, sobre todo teniendo en cuenta que nacimos mortales, con lo que ello comporta.

 

Ante ese deseo, el de descubrir la inmortalidad en vida de manos de la ciencia, deberíamos pararnos a reflexionar o, mejor dicho, a meditar, pues este aspecto necesita de una profunda comprensión.

 

En la vida, en el universo, al menos en el que podemos percibir con nuestro potencial, todo es movimiento. No hay nada que se encuentre en completa quietud, y nosotros no somos diferentes a esta ley. Y el movimiento conlleva transformación. Desde la leve sedimentación de una piedra hasta la mezcla de unas moléculas con otras movidas por el aire, todo implica movimiento en el transcurrir del tiempo, y por ende, transformación. Ya de entrada, el flujo de información que recibe nuestra mente a través de nuestros sentidos implica movimiento; aunque observemos la quietud de una pared, cada instante será distinto al anterior. Nuestra persona nada o muy poco tiene que ver cuando nace a cuando han transcurrido los años. El niño que fuimos no existe cuando nos hacemos adultos; aunque en nuestra memoria queden rasgos de su persona que nos caractericen, ya no somos aquel niño. El instante siguiente al que experimentamos, ya no somos exactamente la misma persona.

 

Imaginemos que la ciencia avanza tanto que, si enfermase fatídicamente uno de nuestros brazos, pudiésemos servirnos del que nos proporcionase, bien porque se trate de una prótesis, un trasplante, o una nueva técnica con células madre, aun así, podemos continuar viviendo y manteniendo la mayor parte de nuestra identidad. Igualmente sucederá con nuestros ojos, hígado, corazón, etc., todos tenderán a transformarse rompiéndose como tales. Aun así, la ciencia podría repararlos y pensar que seguimos viviendo, nosotros, aunque con esas modificaciones; pero, llegado el momento en que nuestras neuronas dejasen de funcionar ¿Cómo las repararíamos? ¿Dónde quedarían nuestros recuerdos y nuestra personalidad? ¿Quedaría algo de lo que, comúnmente, entendemos por nosotros? Llegado el momento en que enfermara esa parte de nosotros que más define nuestra identidad, regenerarla supondría desecharla, aunque fuese por partes, y la nueva tendría que aprender de las nuevas experiencias, no de las que vivieron las viejas, que habrían sido desechadas. Por lo tanto ¿qué quedaría tras el transcurrir de los años y repararnos una y mil veces de lo que consideramos nosotros? Pero, imaginemos que la ciencia inventa algo con lo que reparar una y mil veces nuestro organismo ¿Podríamos parar al universo? Pues, antes o después, en la Tierra dejaría de haber oxígeno, por citar un ejemplo.

 

No estoy en contra del estudio en pro de mejorar nuestra salud, todo lo contrario; pero hay barreras que los científicos no podrán saltarse como tales. Cuando los estudios revelan datos sobre el aumento de los casos de enfermedades para las que aún no se han encontrado solución, pasa inadvertido el hecho de que somos mortales, y, llegados a un punto, cuanto más se acoten unas causas de mortandad, necesariamente, más aumentarán otras. Aunque entre tanto hayan aumentado, afortunadamente, nuestras expectativas de vida, ésta no es ni con mucho ilimitada.

 

Paradójicamente vamos en búsqueda de lo que ya somos. Nuestros genes pasan a nuestros hijos en la generación de nuevos seres humanos, transmitiendo gran parte de los rasgos físicos y psicológicos que nos han identificado a nosotros; nuestros pensamientos los transmitimos a otros influenciándoles en alguna medida; nuestro cuerpo, en constante transformación, es utilizado por otros seres vivos, durante nuestra vida y en nuestra muerte, que se sirven de él, pasando a convertirse en parte de esos seres que a su vez serán parte de otros; nuestros actos, frutos de nuestros pensamientos, son una parte de nosotros que viaja en el tiempo a modo de onda expansiva que influye en el universo. Todo lo que podemos ver de nosotros se transforma una y mil veces en el universo.

 

Recuerdo una bonita canción que cantaba Freddy Mercury con el grupo Queen y que pertenece a la banda sonora de la película “Los Inmortales”, llamada “Who wants to live forever?” “¿Quién quiere vivir para siempre?”; un buen tema de reflexión.

 

Por todos estos motivos y muchos otros, creo que es verdaderamente necesario que aprendamos a comprender interiormente, profundamente, a meditar, a conducir nuestra vida, tal y como lo han hecho miles y miles de personas en todo el mundo a lo largo de la historia.

Extraído del libro “Meditación práctica, aquí y ahora”.

http://delpanicoalaalegria.com/Labusquedadelainmortalidad.htm

domi ¿Qué papel jugaron los caballos en las guerras?

Ya desde la Antigüedad los caballos ejercieron la tracción de los carros de combate y como montura para tareas de exploración, así como también  tareas de ataque.

Con el tiempo, apareció la caballería pesada, con lanzas y blindaje, que seguiría evolucionando hasta que llegó su momento de máximo esplendor, que duraría hasta que aparecieron las armas de fuego.

Aun así, los caballos permanecieron largo tiempo presentes como apoyo de ciertos tipos de artillería hasta que surgieron los primeros vehículos a motor.

Entonces pareció que el animal quedaría relegado para siempre, pero no fue así y todavía en la Segunda Guerra Mundial numerosas unidades de caballería tuvieron que ser reagrupadas.

Muchas fuerzas alemanas fueron movilizadas a caballo, y lo mismo sucedió con miles de carros de combate de la Wehrmacht. Más recientemente, el ejército estadounidense ha vuelto a organizar grupos de fuerzas especiales a caballo en Afganistán.

 

Más en: http://lavenezuelainmortal.com.ve/que-papel-jugaron-los-caballos-en-las-guerras/#ixzz3AvguS781
Follow us: @vzla_inmortal on Twitter | lavenezuelainmortal on Facebook

domi Aleister Crowley, el otro monstruo del Lago Ness (subtítulos en español)

“Aleister Crowley, el otro monstruo del Lago Ness” es un breve documental sobre “el hombre más perverso del mundo” y su época en Boleskine House (su casa a orillas del Lago Ness), a principios del siglo pasado.
La fascinación por la magia de Crowley se explora en este documental realizado por la BBC de Escocia en agosto del año 2000. Escrito por Grant Garry S., cuenta con las contribuciones de Kenneth Anger, Colin Wilson, John Bonner (OTO del Reino Unido) y Malcolm Dent (cuidador de Boleskine House cuando ésta era propiedad de Jimmy Page, él vivió más de 20 años ahí con su familia), además de breves recreaciones de la Misa Gnóstica. Por otro lado, propone una extraña teoría sobre el origen de Nessie. 
El documental es narrado por el actor Robert Powell.

Imagen de previsualización de YouTube

domi Ritual para la prosperidad

Cómo hacer para atraer la prosperidad con el ritual de la naranja

Si eres de los que tienen infinidad de proyectos, que podrían ser una fuente de gratificaciones e ingresos importantes, pero que nunca llegan a concretarse, es hora que empieces a reencauzarlos para que se hagan realidad, con la ayuda de este sencillo ritual.

Seguramente eres una persona positiva y creativa, cuya imaginación va siempre varios pasos por delante de la realidad, pero puede que tus proyectos se diluyan antes de concretarse.

Un ritual  no es más que un modo de ponerse en sintonía con los elementos de la naturaleza, para que nuestra mente funcione con la ayuda de su energía y su maravillosa sabiduría.

Este ritual  te ayudará a que tus energías se focalicen y no se dispersen en una multitud de proyectos, lo que te impediría llegar a concretar alguno de ellos.

Materiales:

  • la cáscara de una naranja
  • agua de lluvia
  • un brasero

Procedimiento:

  • Pela una naranja y deja secar la cáscara al sol, durante dos días.
  • Recoge agua de lluvia.
  • Coloca la cáscara de naranja y el agua de lluvia en el brasero.
  • Enciende el brasero y tómate la próxima media hora, para detenerte y meditar.
  • Piensa en tus proyectos como puertas que se abren delante de tí y trata de adelantar alguna de ellas, sin forzar tus pensamientos. Tal vez el proyecto que se anteponga a los demás no sea el que de momento más te interesa, pero confía en tu mente y mantenlo en esa posición de privilegio.
  • Imagina que las demás puertas retroceden, mientras que la elegida se adelanta y despídete temporalmente de esos otros proyectos.
  • Concéntrate en ese proyecto y comienza a visualizar los resultados y a disfrutar de sus frutos. Imagínalos tan ricos, jugosos y dulces como la naranja cuyo aroma ya puedes sentir en el ambiente.

¿Dónde encontrar productos para tus rituales? 

http://esoterismo.innatia.com/c-rituales-trabajo-dinero/a-ritual-para-prosperidad.html

domi Los no creyentes desapareceremos por simple selección natural

Religion

Un dato inquietante para los que no profesamos ninguna creencia religiosa. Según una reciente investigación, los creyentes han evolucionado para producir más hijos que los no creyentes. Y por ello  las sociedades dominadas por los no creyentes están condenadas a morir.

Un estudio realizado en 82 países ha llegado a la conclusión de que las parejas religiosas que oran al menos una vez a la semana tienen 2,5 hijos de media, mientras que las parejas que no lo hacen alcanzan solo una media de 1,7 – una cifra por debajo a crecimiento 0, por lo que el número de no creyentes irá en disminución en cada generación.

El académico que dirigió el estudio sostiene que la evolución favorece a los creyentes porque la religión les alienta a la reproducción como un deber religioso.
Michael Blume, un investigador en ciencias sociales en la Universidad de Jena en Alemania, dijo que en escalas de tiempo evolutivo de cientos o miles de años, los ateos habrán tenido menos hijos y su sociedad tenderá a desaparecer.

“Es una gran ironía, pero la evolución parece discriminar a los ateos y favorecer a los que tienen creencias religiosas “, dijo Blume.
Sus argumentos están en contradicción directa con las creencias de los biólogos evolucionistas como Dawkins, quien ha afirmado que las religiones son como “virus de la mente”, que infectan a las personas e imponen grandes costos en términos de dinero, tiempo y riesgos para la salud.

El trabajo Blume sugiere lo contrario: la evolución favorece a los creyentes con tanta fuerza que con el tiempo una tendencia a la religión quedará incrustada en los genes de la especie humana.

Fuente: Richard Dawkins

http://www.lamentiraestaahifuera.com/

EL OSO de Enrique Momigliano y Yakuro – Memories Of Pandora

EL OSO

No piensen al oso dormido,

solo lame sus viejas heridas,

No imaginen al oso vencido,

solo afila sus garras ateridas.

-

El oso es paciente y espera,

su chance en el mundo artero,

El oso es valiente y prepara,

su golpe eficaz y certero.

-

Recelen del oso disfrazado,

con falso demócrata ropaje,

mientras profusamente armado,

convoca al nacional coraje.

-

Recuerden con él no pudieron,

emperadores ni dictadores,

por más sangre que vertieron,

solo congelaron sus ardores.

-

Sabed que a todos conviene,

un oso grande y bien fuerte,

asi la paz una chance tiene,

y miedo los reyes de muerte.

-

A nosotros queda la rendija,

en equilibrio de paz armada,

entre poderosos sabandijas,

que vida dan por despreciada.

-

Oso, águila calva y dragón,

guerread si es vuestro deseo,

dejádnos tan solo un peñón,

donde crear la vida que quiero.

-Enrique Momigliano

Buenos Aires, 8 de abril de 2014

https://sociedadpoetica.wordpress.com/page/2/

Imagen de previsualización de YouTube