Uganda: Otra “aventura” militar de EE.UU

Nicolás Kramer*
Information Clearing House
(Traducido por Arielev)

He autorizado que se despliegue un pequeño grupo de fuerzas estadounidenses de combate equipadas  en el centro de África, para prestar asistencia a las fuerzas regionales … El 12 de octubre fue enviado a Uganda el equipo inicial de personal militar de EE.UU. con equipos adecuados. Durante el mes siguiente, las fuerzas adicionales se desplegarán… Estas fuerzas actúan como asesores de las fuerzas sociales que tienen como objetivo eliminar del campo de batalla a Joseph Kony, y el liderazgo de otros altos cargos del LRA [Ejército de Resistencia del Señor] … Sujeto a la respectiva aprobación de cada país anfitrión, los elementos de estas fuerzas de EE.UU. se desplegarán en Uganda, el sur de Sudán, la República Centroafricana y la República Democrática del Congo.”

Los primeros militares estadounidenses llegando a Uganda. Getty Images.

Así declaró Barack Obama, el representante electo del pueblo estadounidense y líder de nuestro imperio, en una breve nota a los líderes del Congreso de EE.UU.. Así comenzó otra aventura inmoral militar en tierras extranjeras en momentos en que América se está desmoronando, a tal punto que sus propios ciudadanos comenzaron (por fin)  a realizar ocupaciones a largo plazo en sus ciudades y pueblos .

No hay duda alguna de que el Ejército de Resistencia del Señor es un azote brutal contra el pueblo africano. Sus miembros han  “asesinado, violado y secuestrado a decenas de miles de hombres, mujeres y niños en el centro de África”, como Obama ha declarado. Por ejemplo, según Human Rights Watch , en el transcurso de cuatro días en el año 2009, el LRA brutalmente mató al menos a 321 civiles y secuestró a más de 250 personas (probablemente para ser utilizados como niños soldados, esclavos sexuales, y  con otros horribles fines). La mayoría de los muertos (incluyendo a una niña de tres años de edad y un hombre de 72 años) habían sido previamente maniatados, a continuación cortados o golpeados hasta la muerte con machetes, hachas o palos. Todos debemos esperar el final de esta organización y, en un nivel individual, hacer todo lo posible para acelerar su desaparición.

Como individuo, podría optar por viajar hasta el centro de África para ofrecerme como escudo humano, de pie, entre el LRA y sus víctimas. O, como una opción menos extrema, podría donar mi tiempo y / o dinero a una organización no gubernamental que trabaja para poner fin a la violencia en la región, a través del fortalecimiento de sus capacidades y la desmovilización de niños soldados. Podría participar en una serie de acciones como individuo, que serían a la vez morales y beneficiosas para el pueblo de Uganda y otros países afectados.

Si tan sólo pudiéramos confiar en que los gobiernos  toman decisiones buenas y moralmente correctas, que siempre reflejen lo que nosotros hacemos como individuos… Por desgracia para todos nosotros, el gobierno de EE.UU. no concuerda con esto, especialmente cuando se trata de apoyar a regímenes autoritarios,  armando dictadores  para que las usen contra su propio pueblo, y la formación militar de la forma más eficaz y eficiente de la tortura y otro tipo de “control” sobre  seres humanos. Véase, por ejemplo, la “ayuda” militar de EE.UU. a Afganistán, Bahrein, Colombia, Indonesia, Israel, Egipto, Irak, Jordania, Pakistán, Perú, Filipinas, Líbano, Omán, Turquía y Cisjordania / Gaza, todos los cuales recibieron más de $ 100 millones cada uno sólo entre 2002 y 2004, y tienden a ser regularmente citados incluso por el departamento de Estado de EE.UU. en cosas tales como la opresión étnica/minorista, la opresión de mujeres, las amenazas a las libertades civiles, la explotación infantil, la persecución religiosa y judicial/abusos en las prisiones.

La simple verdad es que, a lo largo de la historia, la violencia perpetrada por los gobiernos (a menudo contra su propio pueblo) tiende a superar el momento de violencia perpetrada por actores no estatales, incluidas las organizaciones terroristas, grupos rebeldes y criminales individuales. Esto no es porque los gobiernos son menos morales y más violentos que los actores no estatales, sino más bien porque los gobiernos tienen más recursos a su disposición con los que causar el terror.

En este comunicado que celebra  la promulgación de la Ley de Rescate de 2009 de desarme del Ejército de Resistencia del Señor (LRA)  y del norte de Uganda, Barack Obama elogió al Gobierno de Uganda “por sus esfuerzos para estabilizar la parte norte del país” contra el LRA, y señaló que “han apoyado los gobiernos regionales, mientras trabajaban para proporcionar la seguridad de su pueblo” El pueblo de Uganda podría preguntarse ¿cuándo ocurrió exactamente eso de  que su gobierno está proporcionando trabajo para  “seguridad “: Cuando las mujeres de Uganda son violadas por miembros de las fuerzas armadas y / o policía? O quizás es que las fuerzas de seguridad del Estado mutilan los genitales de los hombres de Uganda a través de patadas, golpes con palos, punción con agujas hipodérmicas, y les atan con alambre el pene o ponen peso. Estos son sólo algunos ejemplos de los “esfuerzos” del gobierno de Uganda en lo que Human Rights Watch describe como una “campaña sancionada por el Estado de represión política”, que incluye “detenciones ilegales y arbitrarias y homicidios ilegítimos / ejecuciones extrajudiciales y el uso de la tortura de víctimas para confesar a los vínculos con  los opositores políticos del gobierno del pasado o grupos rebeldes en curso” en su informe del 2004 del Estado de dolor: la tortura en Uganda.

Los detalles sobre violencia y tortura son difíciles de leer, incluso, pero es importante entender exactamente qué tipo de actividades está apoyando nuestro gobierno  en nuestro nombre. Póngase, por ejemplo, en el lugar de Derrick – su historia fue contada también en el informe de Human Rights Watch que se mencionó anteriormente. Un día, en Uganda, Derrick viajaba en un autobús que fue secuestrado por cinco o seis miembros armados de las fuerzas armadas ugandesas vestidos de civil. Los hombres sacaron dos pasajeros del autobús, los ejecutaron, y luego le preguntaron Derrick si los conocía. Cuando él lo negó, comenzaron a golpearlo, introdujeron  un arma en la boca, luego lo arrastraron hasta la sede de la organización de inteligencia militar de Uganda. Fue golpeado allí con un cable eléctrico y un martillo, cortado con un cuchillo profundamente en la espalda, apuñalado en los testículos con agujas, y, finalmente, sorprendido y quemado con electricidad antes de que perdiera la conciencia. Se despertó en los pasos de un edificio cercano, a sus captores, al parecer, ya no les servía.

Ahora, póngase de manera más realista en los zapatos de sus torturadores y su empleador, el gobierno de Uganda, que Barack Obama elogia. No nos equivoquemos: es a ellos los que apoyamos con nuestra “ayuda” – no a Derrick, y ciertamente no al pueblo de Uganda. Ponerle fin a la amenaza que plantea para los civiles de Uganda el Ejército de Resistencia del Señor es un objetivo noble (para quién y bajo qué autoridad se pregunta por separado). Pero ¿a qué costo moral, no personal, militares estadounidense “asesoran” al ejército ugandés? Cuando apoyamos a los brutales gobiernos en el extranjero – ya sea a través de ayuda, formación, o tropas sobre el terreno – hay consecuencias reales y duraderas para la gente que vive allí. Hay muchas razones para oponerse a la invasión de EE.UU. en Uganda (el riesgo de retroceso, la posibilidad de una escalada, el fomento de la presidencia imperial, el costo financiero, el hecho concreto de que no podemos intervenir en todas partes, y así sucesivamente), pero el argumento más importante es la moral.

En 1967, Martin Luther King, Jr. ha llamado con razón al gobierno de Estados Unidos “el mayor proveedor de violencia en el mundo de hoy.” Él buscaba más que criticar, sino más bien a reconocer la hipocresía moral de sus llamados a la no-violencia en el movimiento de derechos civiles, mientras que implícitamente apoyan las acciones violentas de su propio gobierno. “Por el bien de los niños”, continuó, “por el bien de este gobierno, por el bien de los cientos de miles temblando bajo nuestra violencia, no puedo permanecer en silencio.” Por el bien de todos nosotros, no podemos permanecer en silencio ahora.

Es fundamentalmente inmoral armar, entrenar, o de otra manera “asesorar” a cualquier gobierno que se dedica a la tortura y / o otras formas de represión, no importa quién pueda ser nuestro enemigo común. A medida que el todavía vigente proveedor más grande de todo el mundo de violencia, la acción más importante que el gobierno de Estados Unidos podría tomar contra los horrores del mundo sería la de dejar de contribuir a ellos. Por favor, únanse a mí para exigir el fin inmediato de las operaciones militares de EE.UU. en  ayuda al gobierno de Uganda.

*Nicolás Kramer es un ex investigador asociado de supervisión y e investigaciones (O & I) del Comité del Senado de Estados Unidos. Él ya no vive o trabaja en Washington, DC. Puede ser contactado a través de su sitio web en: TakingResponsibilityForEmpire.com

http://sleepwalkings.wordpress.com/2011/10/25/uganda-otra-aventura-militar-de-ee-uu/

Deja un comentario