Todas las entradas de: maestroviejo

Exhiben 19 cortos en línea por el Festival Internacional de Morelia este año

 Screen Shot 2014-10-21 at 6.28.28 PMLos grandes festivales de cine suelen quedarse entre una cartelera abultada en los pocos días de duración que suelen tener, las fiestas de la farándula y los premios. Y quizá por ello generalmente se perciben como ajenos a las personas. Tal vez podamos hacer un espacio en nuestra agenda para dedicar uno o dos días para ir al cine pero nos perdemos la mayor parte de la oferta.

Como una manera de atenuar lo anterior este año el festival de cine más grande de México, El Festival Internacional de Cine de Morelia, ha inaugurado una iniciativa incluyente. En un micro sitio y con un canal de youtube, exhibirán gratuitamente y en línea 19 cortometrajes, incluyendo algunos micro documentales con una duración máxima de 15 minutos de trabajos mexicanos de la selección del festival.

La novedad no es sólo que en cualquier momento hasta el 9 de noviembre podrás ver algo del festival fuera de las salas de cine y los tumultos, sino que podrás también tener voz en las premiaciones del festival, por cierto, otra de las aristas que suelen dejarse a la élite de los jueces: la audiencia podrá votar por el mejor cortometraje.

Esta iniciativa pinta como un buen indicio para democratizar, gracias a la red, los eventos más significativos de la cultura, acaso el consumo del arte puede hacerse desde cualquier lugar y la apreciación del público es lo más valioso. Los cortos exhibidos serán cuatro pertenecientes a la Sección Michoacana, 13 a la Sección de Cortometraje Mexicano y dos a la Sección de Documental Mexicano.

Para ver los cortos y también votar puedes dar click aquí. O bien entrar en su canal de youtube

La lista de los cortos:

. Carina. Sandra Concepción Reynoso Estrada
2. Domingo. Diego Cataño Elizondo
3. Don de los espejos. Mara Soler Guitián
4. Estado de ánimo. Genaro Rojas Ramírez
5. Gallo de pelea. José Luis Palma
6. El guión. Rafael Martínez García
7. Historias. Ana Ireri Campos Estrada
8. Hola. Rafael Ruiz
9. Inch’ Allah. Angélica Romanini
10. Las lecciones de Silveria. Yolanda Cruz
11. La libertad de Hugo. Daniel Loustaunau
12. El maestro y la flor. Daniel Irabien
13. El móvil. Jorge Villalobos, Carlos Hagerman
14. Negro. Daniel Castro Zimbrón
15. Niño de metal. Pedro García
16. Ramona. Giovanna Zacarías
17. Reconciliados. Victoria Franco
18. Superhéroes. Sergio Díaz Ochoa
19. Tiempo de volver. Juan Pablo Tavera

http://pijamasurf.com/2014/10/exhiben-19-cortos-en-linea-por-el-festival-internacional-de-morelia-este-ano/

El lenguaje no es innato ni es un instinto

Las investigaciones de la ciencia del lenguaje son quizás, una de las mejores argumentaciones en contra de los paradigmas oficiales de nuestra historia.
El lenguaje, las lenguas antiguas, contienen en su interior las pruebas de un pasado del que nadie quiere oir.
El título no puede ser más elocuente
Y la pregunta lógica
Si el lenguaje no es innato ni un instinto ¿entonces………………………………………………….?
La respuesta está en ustedes mismos.
maestroviejo
Referencia: NewScientist.com ,
por Alun Anderson, 20 de octubre 2014

¿La manera en que pensamos sobre el lenguaje lo sitúa en la cúspide de una revolución? Después de leer “El mito del Lenguaje”, ciertamente parece que un gran cambio ya está en marcha, capaz de abrir la mente de la gente liberando nuevas formas de pensar sobre el lenguaje.

Vyvyan Evans “The Language Myth:
Why language is not an instinct”
(El mito del lenguaje: Por qué el lenguaje
no es un instinto)
Publicado por: Cambridge University Press

Salí emocionado. Me pareció que las palabras ya no son tantas cosas, que pueden estar limitadas por la definición del diccionario, pero son enciclopédicas, y que apuntan a conjuntos de conceptos. Existe la noción intrigante de que el lenguaje siempre será menos rico que nuestras ideas y siempre habrá cosas que no podremos expresar. Y existe una creciente evidencia de que las palabras tienen sus raíces en conceptos construidos por la experiencia corporal de nuestra vida en el mundo.

El autor, Vyvyan Evans, es profesor de lingüística en la Universidad de Bangor, Reino Unido, y su propósito principal no es tanto un mapa de esta revolución (que llega como secuela), sino de prepararse para ella porque barrerá las viejas ideas. El libro está seguro de agitar una tormenta, ya que en su punto de mira están las ideas clave de algunos de los grandes pensadores del mundo, incluyendo a los filósofos Noam Chomsky y Jerry Fodor .

Las ideas sobre el lenguaje que han entrado en la conciencia pública tienen más de mito que de realidad, argumenta Evans. Los bestsellers de Steven Pinker, el profesor de la Universidad de Harvard, que popularizó a Chomksy con su libro “The Language Instinct, How the Mind Works and The Stuff of Thought”, son en particular, objetivo de su crítica. “La ciencia ha avanzado”, escribe Evans. “Y arrasa con todo, y Pinker está muy equivocado, tanto sobre el lenguaje como sobre otras cosas …”

El punto de vista común de la “lengua como instinto” es el mito que Evans quiere destruir e intenta hacerlo con gran brío. El mito proviene de la manera en como los niños aprenden los idiomas sin esfuerzo, con sólo escuchar a los adultos a su alrededor y sin tener en cuenta de manera explícita las reglas gramaticales que los rigen.

Este “milagro” de aprendizaje espontáneo llevó a Chomsky argumentar que la gramática se almacena en algún módulo de la mente, un “dispositivo de adquisición del lenguaje”, en espera de ser activado, etapa por etapa, cuando un niño se enfrenta con el revoltijo de la lengua. Y las reglas detrás de ese lenguaje están construidas en nuestros genes.

Esta gramática innata no es la gramática de un libro de texto, sino una gramática universal, capaz de generar las reglas de cualquiera de los 7.000 idiomas, más o menos, a los que un niño puede estar expuesto, por muy diferentes que parezcan. En “The Language Instinct”, Pinker coloca de esta forma, “una gramática universal, que no puede reducirse a la historia o a la cognición, donde subyace el instinto del lenguaje humano”. La búsqueda de esta gramática universal ha mantenido ocupados a los lingüistas durante medio siglo.

Es posible que hayan estado persiguiendo un espejismo. Evans reúne una impresionante evidencia empírica para desmontar las diferentes facetas del “mito de la lengua instinto”. Una crítica fundamental es que cuantas más lenguas se estudian, tanto más evidente se hace su diversidad y  menos probable una gramática universal subyacente.

En una vista rápida, Evans cuenta historias de lenguas con un orden de palabras completamente aleatorio, incluyendo el Jiwarli y el Thalanyji de Australia. Luego está la lengua Inuktitut de los Inuit, que construye oraciones con prefijos y sufijos para crear palabras gigantes como tawakiqutiqarpiit, que más o menos significa, “¿vendes tabaco?” Y existe una lengua nativa de Canadá, laStraits Salish, que parece no tener sustantivos ni verbos.

La idea de un lenguaje natural también resulta inestable, señala Evans, los estudiosos han visto ahora emerger lenguas entre las comunidades de personas sordas. El lenguaje de signos es tan rico gramaticalmente como el hablado, pero los nuevos no aparecen completamente formados tal como podríamos esperar si la gramática se presentara en nuestros genes. En su lugar, van ganando riqueza gramatical a lo largo de varias generaciones.

Ahora, además, tenemos estudios detallados sobre cómo los niños adquieren el lenguaje. Las frases gramaticales no aparecen en sus bocas en ciertas etapas del desarrollo, más bien van emergeiendo pequeños fragmentos conforme los niños van aprendiendo. Al principio, utilizan trozos de expresiones concretas que escuchan a menudo, sólo gradualmente van aprendiendo los patrones y una gramática plenamente capacitada. Así pues, las gramáticas emergen del uso, y la visión de una “lengua-como-instinto”, afirma Evans, debería sustituirse por la de “lengua-como-uso”.

La visión “innata” también se encuentra con un problema filosófico profundo. Si las reglas del lenguaje se construyen en nuestros genes, ¿cómo es que las oraciones significan algo? ¿Cómo se conectan a nuestros pensamientos, conceptos y con el mundo exterior?

Una solución al lenguaje como instinto es que haya un lenguaje interno del pensamiento llamado “mentalés“. En “The Language Instinct”, Pinker explica: “Conocer una lengua, entonces, es saber cómo traducir mentalés en cadenas de palabras”. Pero los filósofos se quedan discutiendo esa misma cuestión: ¿cómo los mentalés llegan a tener significado?

Aquí es donde Evans pasa de demoler el viejo orden mundial a visualizar el nuevo. Él enraíza la lengua en las cosas que hacemos conforme vivimos, criaturas en movimiento. Tomemos la tarea de martillar un clavo. Como es de esperar, una parte de nuestra corteza motora entrará en acción a medida que trabajamos. La sorpresa viene cuando se utiliza o escucha una expresión como “martilleó un clavo”, entonces, se ilumina la misma parte del cerebro que cuando vemos o estamos martilleando. Nuestros pensamientos no toman el lugar de un mentalés abstracto, sino que “toman cuerpo”, surgiendo directamente en y desde la experiencia.

Este es el punto de partida. Evans traza cómo podemos conseguir pasar de estos conceptos básicos a otros mucho más abstractos, como el amor. Y va mostrando cuán diferente sería una gramática de “lengua-como-uso”. Esperamos que “palabras” y “gramática”, es decir, las reglas para combinar palabras, sean totalmente independientes, pero hay una sorpresa desde este nuevo punto de vista: no hay diferencia sistemática entre las palabras y las reglas.

Esperamos que tu primera reacción sea decir “¡Qué!” y la segunda sea obtener el libro, ya que, una y otra vez, te ofrecerá la emoción particular de cuestionarlo. Puede ser que esta nueva visión conduzca a una revolución en la lingüística, o que el imperio contraataque con una fuerza abrumadora que todavía desconocemos. Pero estamos seguros de que Evans tiene un nuevo episodio, provisionalmente titulado “The Meaning Making Engine”, aún en producción.


 – Artículo original en NewScientist “Why language is neither an instinct nor innate”
- Imagen: Vyvyan Evans, sitio web http://www.vyvevans.net/ .
- Imagen 2. The Tower of Babel (Bruegel)
- Imagen 3. combinación de lenguas antiguas. Autor desconocido. – See more at: http://bitnavegante.blogspot.com.es/2014/10/el-lenguaje-no-es-innato-ni-es-instint.html#sthash.zK2XiJBq.dpuf

http://bitnavegante.blogspot.com.es/2014/10/el-lenguaje-no-es-innato-ni-es-instint.html

El Ojo de Horus: algo más que un simple amuleto

Todos hemos visto este ojo en joyas, como amuletos e incluso como símbolo de muchas clínicas oftalmológicas, pero pocos saben que en el Antiguo Egipto se utilizó además… como medida de volumen.

el ojo de orus

El Ojo de Horus, o Udyat “el que está completo” proviene del mito de Horus, hijo de Osiris, el dios que asesinó Seth, su hermano. Para vengarle se enfrentó con Seth perdiendo Horus su ojo izquierdo. Fue entonces cuando Thot lo sustituyó por el Udyat, para que el dios pudiera recuperar la vista. Pero este era un ojo especial dotado de cualidades mágicas que hicieron devolver a la vida a Osiris.

Existen dos tipos de ojos, el derecho que representa el sol (blanco) y el izquierdo que representa la luna (negro). El ojo derecho es al que me referiré a partir de ahora. Gozó de gran popularidad en el Antiguo Egipto siendo considerado el amuleto más poderoso. Protegía a los muertos, contrarrestaba los efectos del “mal de ojo”, ayudaba a la visión y protegía de las enfermedades -tan frecuentes- oculares. ¡Incluso en la actualidad se sigue utilizando con estos fines!

Pero, ¿cómo puede existir una relación entre el Ojo de Horus y los primeros números racionales? Lo explicaré a continuación:

Las diversas partes que lo componen, se utilizaron como sistema de numeración fraccionario en divisiones de capacidad (medidas del trigo y la cebada) y extensiones de tierras cultivables. La unidad de capacidad era el heqat cuya equivalencia eran unos 4´8 litros. Cada una de las partes del Ojo era una fracción de heqat. Si cogemos el ojo derecho:

ojo-horus-wikipedia

  • Las cejas equivalían a 1/8

  • La pupila 1/4

  • La parte izquierda de la pupila 1/2

  • La parte derecha de la pupila 1/16

  • La parte inferior en diagonal bajo el ojo 1/32

  • La parte inferior vertical del ojo 1/64

¡Realmente la civilización egipcia nunca dejará de sorprendernos!

http://asusta2.com.ar/2014/10/21/el-ojo-de-horus-algo-mas-que-un-simple-amuleto/

Muere otro de los grandes investigadores de la verdad: Alfredo Embid

Una colaboración de Maria Mar

Alfredo Embid ha muerto el 18 de octubre de 2014

“En este video os presentamos a Alfredo Embid, coordinador de la Asociación de Medicinas Complementarias. Alfredo ha colaborado con Uakix muy generosamente, ya que considera esencial la divulgación de cierta información y, con ello, dar la oportunidad de elegir conscientemente ante nuestra salud. Alfredo Embid también nos da una información algo escalofriante y nos invita a ser conscientes de ella y a hacer una acción comunitaria.”

 


El montaje del SIDA: Mentiras y verdades – Alfredo Embid
[Parte 1 de 4]



“Cuando el niño era niño”… ( Poema de Peter Handke. )

Una colaboración de Lúcido – Alex

 

( De la película: El cielo sobre Berlín )

 

Cuando el niño era niño andaba con los brazos colgando,
quería que el arroyo fuera un río,
que el río fuera un torrente y que este charco fuera el mar.
Cuando el niño era niño no sabía que era niño,
para él todo estaba animado
y todas las almas eran una.

 

Cuando el niño era niño no tenía opinión sobre nada,
no tenía ninguna costumbre,
se sentaba en cuclillas,
tenía un remolino en el cabello,
y no ponía caras cuando lo fotografiaban.

 

Cuando el niño era niño era el tiempo de preguntas como:
¿Por qué yo soy yo y por qué no tú?
¿Por qué estoy aquí y por qué no allí?
¿Cuando empezó el tiempo y dónde termina el espacio?
¿Acaso la vida bajo el sol no es sólo un sueño?
Lo que veo y oigo y huelo,
¿no es sólo la apariencia de un mundo ante el mundo?
¿Existe de verdad el mal y gente que realmente son malos?
¿Cómo puede ser que yo, el que soy,
no fuera antes de devenir,
y que un día yo, el que yo soy,
no sea más ese que soy?

 

Cuando el niño era niño le costaba tragar las espinacas,
los chícharos, el arroz con leche y la coliflor al vapor,
y ahora come todo, no sólo por necesidad.
Cuando el niño era niño alguna vez despertó en una cama extraña,
y ahora lo hace seguido.
Muchas personas le parecían bellas,
y ahora, sólo en ocasiones, con suerte.
Imaginaba claramente el paraíso,
y ahora, como mucho, lo adivina.
No podía pensar en  la nada,
y hoy se estremece ante ella.
Cuando el niño era niño jugaba entusiasmado,
y ahora se concentra como antes
sólo si se trata de su trabajo.

 

Cuando el niño era niño las manzanas y el pan
le bastaban de alimento,  y todavía es así.
Cuando el niño era niño las moras le caían en la mano,
como sólo caen las moras,  y asi es todavía;
las nueces frescas le ponían áspera la lengua,
y así es todavía;
encima de cada montaña tenía el anhelo de una montaña más alta,
y en cada ciudad el anhelo de una ciudad aun más grande…
y siempre es así todavía.
En la copa del árbol tiraba de las cerezas
con igual deleite lo hace hoy todavía;
se asustaba de los extraños como todavía se asusta;
esperaba las primeras nieves y todavía las espera.
Cuando el niño era niño
lanzó un palo como una lanza contra el árbol,
y hoy vibra así todavía.

 

IN´LAKECH.