Archivos de la categoría FÍSICA

Aida. ¿Cómo se produce el viento?

 STAFFORD/LIFESIZE/THINKSTOCK

Aunque no lo vemos, nos beneficiamos enormemente de su uso, lo estudiamos de todas las formas posibles y es un fenómeno físico sumamente interesante del cual millones de personas en el mundo están pendientes día a día. Hablamos del viento, pero ¿qué tanto sabes acerca del viento? ¿Sabes acaso qué es el viento en sí? ¿Alguna vez te has preguntadocómo se produce el viento? Pues no desespereis que como siempre, aquí estamos para darte la respuestas a estas preguntas.

¿Qué es el viento?

Digamos que el viento suele definirse como un flujo de aire a gran escala, un movimiento del aire en la atmósfera (aunque también hay viento en otras partes del universo). Entonces, sencillamente quedémonos con la idea de que el viento es en sí aire en movimiento, una corriente de aire que se mueve y que es producida por ciertas condiciones atmosféricas, de origen natural.

Como la superficie de nuestro planeta se compone de numerosas formaciones de tierra, roca y agua, la Tierra absorbe la radiación solar de manera desigual todo el tiempo. Existen dos factores de vital relevancia para especificar las condiciones del viento, ellas son la velocidad y la dirección. A fin de cuentas, el viento se produce como consecuencia del calentamiento desparejo de la superficie terrestre que nos llega desde el Sol. A continuación, ampliemos un poco más esta cuestión.

¿Cómo se forma el viento?

Los vientos se originan como consecuencia de las diferencias en la presión atmosférica y estas diferencias se producen por las distintas temperaturas en el aire. El aire frío tiende a desplazarse hacia abajo, mientras que el aire caliente se desplaza hacia arriba. Estas zonas pueden abarcar cientos de miles de kilómetros cuadrados y son conocidas como áreas ciclónicas y anticiclónicas respectivamente.

Cuando una masa de aire se calienta, se eleva el aire más frío y pasa a ocupar su lugar. Esto provoca el movimiento de aire (lo que llamamos viento), que son los desplazamientos de masas de aire superficial en la zona de la atmósfera, técnicamente conocida como la troposfera. El viento es producido por causas naturales y existen algunos vientos que son bien conocidos y que participan del ciclo natural que regula la atmósfera.

Las principales causas de la circulación de aire atmosférico son el calentamiento de la superficie terrestre, originando centros de alta presión (anticiclones) y de baja presión (ciclones). Pero también se producen vientos de manera más global, según la latitud. Por ejemplo, entre el ecuador y los polos hay mucha diferencia de temperaturas, y esto provoca un movimiento de aire muy grande caracterizado por producir vientos estacionales, monzones o tormentas que todos los años, más o menos para la misma fecha, soplan sobre ciertos países.

Otros factores que influyen en el viento se dan por ejemplo en zonas costeras, donde la brisa marina y los ciclos de las mareas pueden alterar los vientos locales. En zonas montañosas o con un relieve variado, las montañas y las brisas del valle influyen en los vientos. También influye la rotación del planeta que hace que el aire se mueva en un fenómeno llamado efecto de Coriolis.

Fuente: Ojo Curioso

¿Qué hay detrás del relanzamiento del Gran Colisionador de Hadrones?

cern

Hace dos años el acelerador de partículas más grande y potente del mundo, el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), fue parado para un reacondicionamiento técnico. Esta semana ha sido probado y está listo para su reactivación. Su ciclo anterior culminó con el histórico hallazgo del bosón de Higgs. ¿Y ahora qué hay detrás de su relanzamiento?

“El LHC se está preparando para su segundo ciclo de tres años. Toda la máquina superconductora de 27 kilómetros de largo está ahora casi enfriada a su temperatura nominal de funcionamiento de 1,9 grados sobre el cero absoluto. El 9 de diciembre los imanes de una octava parte del anillo del LHC fueron accionados con éxito al nivel necesario”, reza el comunicado oficial de la Organización Europea de Investigación Nuclear (CERN), responsable de su construcción.

El Gran Colisionador volverá a ponerse en marcha en marzo del 2015, a fin de producir colisiones a 13 teralectronvoltios (TeV), una energía jamás alcanzada por ningún acelerador en el pasado. “Con este nuevo nivel de energía, el LHC abrirá nuevos horizontes de la física y de futuros descubrimientos“, dice el director general del CERN, Rolf Heuer, en el comunicado.

“La consecuencia de funcionar a una energía mayor es que aumenta el potencial de hacer un descubrimiento, de encontrar nuevas partículas más pesadas que las que se producían cuando la máquina tenía 7 u 8 TeV. Porque cada nueva partícula que descubramos, puede abrir la puerta hacia el universo oscuro”, puntualizó Heuer, aunque advirtió que llevará muchos años obtener los resultados. Encontrar partículas nuevas con una masa mayor que el bosón de Higgs supondría entrar en el 95% del cosmos del que aún la humanidad no sabe nada, según los expertos.

http://actualidad.rt.com/ciencias/160245-relanzamiento-colisionador-hadrones-boson-higgs

Físicos: La flecha del tiempo tiene dos futuros diferentes

Un grupo de físicos asegura que la gravedad traza la dirección del tiempo y no la termodinámica como se creía hasta ahora. Además argumentan que la flecha del tiempo tiene un pasado y dos futuros diferentes.

“La fuerza de gravedad es la que prepara el escenario para la expansión del sistema y origen de la flecha del tiempo con una condición inicial de baja entropía (…) El sistema de partículas se expande hacia afuera en ambas direcciones temporales, creando dos flechas distintas, simétricas y opuestas de tiempo”, según un artículo publicado en la revista ‘Physical Review Letters‘.

En otras palabras, “la flecha del tiempo tiene un pasado y dos futuros. Sin embargo, se puede observar y experimentar solo una de las dos direcciones”. Según los autores del trabajo, únicamente en la del pasado.

Además los investigadores explicaron que en la dirección del tiempo existe un marcador del pasado, pero aquella no cuenta con un marcador del futuro, por lo que las personas podemos recordar lo que ocurrió ayer pero no podemos conocer lo que vendrá mañana.

Teóricamente el tiempo se mueve hacia delante y la causa de ello estriba en una propiedad de la materia llamada entropía, que describe el nivel de desorden de las partículas en el universo.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/150166-fisicos-flecha-tiempo-dos-futuros-diferentes

vania Descubren que la Estupidez es un Virus

Científicos americanos han descubierto un virus que ataca el ADN humano y que podría provocar a a los afectados el tener menos inteligencia así como una disminución de la actividad cerebral, de aprendizaje y de memoria.

Dos grupos de científicos de la Universidad de John Hopkins así como de la Universidad de Nebraska respectivamente han descubierto recientemente un desconocido virus llamado ATCV-1 al que curiosamente, han denominado “virus de la estupidez”.

El investigador Robert Yolken afirmó que el descubrimiento se produjo mientras realizaban unos estudios sobre microbios en la garganta de los humanos.

El virus ATCV-1 infecta a una especie de alga verde encontrada en lagos y ríos pero no se conocía de ningún caso previo en el que el alga hubiese infectado a humanos. No obstante, de 92 individuos sanos que tomaban parte en el estudio sobre los virus, el virus fue encontrado en un 7 % de ellos.

Aquellos infectados con el virus dieron peores resultados, aproximadamente un 10%,  en los test de velocidad de análisis visual. En una de las pruebas, los afectados por el virus tardaron más en dibujar una línea que conectaba una secuencia de números distribuidos aleatoriamente en una hoja en blanco. El equipo de investigadores decidió continuar las pruebas en ratones inyectándoles el virus y sometiéndoles a una serie de pruebas. Los resultados revelaron que a los animales infectados les llevó un 10% más de tiempo encontrar la salida de un laberinto y pasaron un 20% menos de tiempo explorando nuevos objetos a diferencia de los ratones no infectados, lo cual coincidía extraordinariamente con los resultados de las consecuencias del virus en humanos.

De acuerdo con el estudio, el virus parece disminuir el aprendizaje, la formación de la memoria y la respuesta inmune ante la exposición a virus de los ratones.

El profesor Van Etten, de la Universidad de Nebraska, afirma que el equipo todavía tiene que identificar cualquier indicador potencial de la presencia del virus en humanos. Afirma que consideran la posibilidad de que estos virus puedan infectar a otro microorganismo además de las algas y que ese otro microorganismo sea la llave de acceso del virus al ser humano.

 http://www.mundodesconocido.es/descubren-que-la-estupidez-es-un-virus.html

Aida. Todo es Vibración, Tú Eres Vibración, el Universo También lo es…

Jorge Ramos | La Física Cuántica nos dice que todo está formado bajo una realidad vibratoria y dependiendo de su nivel de frecuencia, además de la conciencia del observador, esta realidad formará parte de una existencia u otra. En otras palabras, que todo lo que percibimos a nuestro alrededor con nuestros cinco sentidos es vibración.

Para vuestro deleite y el mío, tanto visual como sonoro, os dejo con este maravilloso vídeo. Decir que en él todos los experimentos son tan auténticos como nuestra propia existencia.

Subid el volumen de vuestro aparato, y no olvidaros de vibrar, vibrad muy alto…

Jorge Ramos | La Física Cuántica nos dice que todo está formado bajo una realidad vibratoria y dependiendo de su nivel de frecuencia, además de la conciencia del observador, esta realidad formará parte de una existencia u otra. En otras palabras, que todo lo que percibimos a nuestro alrededor con nuestros cinco sentidos es vibración.

Para vuestro deleite y el mío, tanto visual como sonoro, os dejo con este maravilloso vídeo. Decir que en él todos los experimentos son tan auténticos como nuestra propia existencia.

Subid el volumen de vuestro aparato, y no olvidaros de vibrar, vibrad muy alto…
Jorge Ramos | La Física Cuántica nos dice que todo está formado bajo una realidad vibratoria y dependiendo de su nivel de frecuencia, además de la conciencia del observador, esta realidad formará parte de una existencia u otra. En otras palabras, que todo lo que percibimos a nuestro alrededor con nuestros cinco sentidos es vibración. Para vuestro deleite y el mío, tanto visual como sonoro, os dejo con este maravilloso vídeo. Decir que en él todos los experimentos son tan auténticos como nuestra propia existencia. Subid el volumen de vuestro aparato, y no olvidaros de vibrar, vibrad muy alto…

Preparémonos para el Cambio

vania Descubrimiento de una Nueva y Misteriosa Neurona

El cerebro humano cambia y evoluciona constantemente y por supuesto, la ciencia avanza en sus investigaciones sobre el cerebro. Éste evoluciona también pero a medida que la ciencia avanza, el funcionamiento del mismo se vuelve cada vez más misterioso.

Recientemente se ha descubierto un nuevo tipo de neurona que parece ser más efectiva transmitiendo información que una célula cerebral normal.

Las neuronas son células nerviosas que transmiten mensajes en el cerebro a toda velocidad y por ende por todo el cuerpo al encender señales eléctricas entre unas y otras. Estas células varían en tamaño y forma aunque comparten características similares con respecto a su funcionamiento. Cada célula nerviosa tiene unos receptores en forma de dedo llamados dendritas y estos mensajes son transmitidos a través del cuerpo de la célula y después un delgado y largo axón lleva el mensaje a otra célula.

Investigadores de la Universidad de Heidelberg en Alemania han descubierto en cerebros de ratones un nuevo tipo de neurona dentro de las células triangulares (nos parece curioso la forma de la célula, que nos recuerda notablemente al llamado Ojo del Destino, ancestral símbolo que representaba la iluminación. ¿Acaso alguien tenía acceso a este conocimiento?) del hipocampo. En estas nuevas células, el axón se origina directamente de una dendrita rodeando el cuerpo celular. Esta estructura permite, por lo que parece, una transmisión de la información mejorada con respecto a las neuronas normales.

neurona_triangular

El hipocampo es la región del cerebro que está involucrada en el proceso de la memoria y se sabe que es importante para el conocimiento espacial. Esta parte del cerebro consolida la información a través del día y reproduce los mismos patrones a un ritmo muy rápido durante el sueño.

Los investigadores han estudiado los efectos de las señales recibidas por los axones. Para ello, inyectaron una sustancia a modo de transmisor neuronal en el tejido cerebral de los ratones. Esta sustancia “mensajera” fue activada utilizando pulsos de luz que eran proyectados directamente a ciertas dendritas y estudiada a través de un microscopio de alta resolución.

Nuestras medidas indican que las dendritas que están conectadas directamente con el axón, propagan activamente incluso los estímulos más pequeños y activan la neurona, afirma el investigador Tony Kelly, miembro de la Universidad de Bonn. Una simulación informática realizada por los investigadores predice que este efecto es particularmente llamativo cuando la información que fluye desde otras dendritas hasta el axón es suprimida por señales de corriente inhibitorias del cuerpo celular”. De ese modo, la información transmitida por esta dendrita tan especial influye en el comportamiento de la célula nerviosa más que la corriente proveniente de cualquier otra dendrita.

célula neurona2

La pregunta que subyace es por qué estas células del hipocampo necesitan de estas “circunvalaciones” que saltan sobre el cuerpo de la célula. Este trayecto peculiar parece que hace a las células que emiten señales más fuertes y menos propensas a inhibir su respuesta que las neuronas que operan por las rutas tradicionales. No obstante, todavía no está claro qué señales utilizan estos canales privilegiados y por qué.

El próximo paso para el equipo de investigación es identificar qué función biológica tiene que ver con esta neurona. Las respuestas a esta pregunta nos ayudarán a desenredar los misterios del vínculo entre el cerebro humano y la consciencia.

http://www.mundodesconocido.es/descubrimiento-de-una-nueva-y-misteriosa-neurona.html

vania Proporción Áurea, serie de Fibonacci, fractales y redes neuronales

La proporción Áurea cuenta con una larga tradición en la cultura occidental. También llamada sección áurea, proporción divina o número áureo, en realidad se trata de un principio simple, aunque al mismo tiempo enigmático, que se repite hasta el infinito en la naturaleza, el arte y la ciencia. Podemos observar la proporción áurea en la disposición de las semillas en ciertas plantas, en el árbol genealógico de las abejas, en las pirámides, en catedrales góticas, en obras artísticas del Renacimiento, en el cuerpo humano o en conchas, por mencionar solamente algunos de los casos incontables en que se observa este fenómeno.

Los matemáticos lo llaman, el número de oro, número dorado, sección áurea, razón áurea, razón dorada, media áurea, proporción áurea y divina proporción, representado por la letra griega Φ (phi) (en honor al escultor griego Fidias), es el número irracional 1,6180339 … Su historia se remonta a los cálculos que aparecen en tablillas babilónicas y continúa hoy en los fractales de nuestra era digitalizada. Sin embargo, esto solo permite describir de modo muy superficial la singularidad y belleza de esta proporción que rige la naturaleza y sirve desde hace 2.500 años de hilo conductor estético en el arte y la arquitectura.

Da Vinci hizo las ilustraciones para una disertación publicada por Luca Pacioli en 1509 titulada De Divina Proportione, quizás la referencia más temprana en la literatura a otro de sus nombres, el de “Divina Proporción”. Este libro contiene los dibujos hechos por Leonardo da Vinci de los cinco sólidos platónicos. Es probable que fuera Leonardo quien diera por primera vez el nombre de sectio áurea.

Los artistas de Renacimiento utilizaron la sección áurea en múltiples ocasiones tanto en pintura, escultura como arquitectura para lograr el equilibrio y la belleza. Leonardo da Vinci, por ejemplo, la utilizó para definir todas las proporciones fundamentales en su pintura La última cena, desde las dimensiones de la mesa, hasta la disposición de Cristo y los discípulos sentados, así como las proporciones de las paredes y ventanas al fondo.

Leonardo da Vinci, en su cuadro dela Gioconda(o Mona Lisa) utilizó rectángulos áureos para plasmar el rostro de Mona Lisa. Se pueden localizar muchos detalles de su rostro, empezando porque el mismo rostro se encuadra en un rectángulo áureo.

La sección áurea en el arte:

Relaciones arquitectónicas en las Pirámides de Egipto.

La relación entre las partes, el techo y las columnas del Partenón, en Atenas (s. V a. C.).

En los violines, la ubicación de las efes (los “oídos”, u orificios en la tapa) se relaciona con el número áureo.

El número áureo aparece en las relaciones entre altura y ancho de los objetos y personas que aparecen en las obras de Miguel Ángel, Durero y Da Vinci, entre otros.

Las relaciones entre articulaciones en el hombre de Vitruvio y en otras obras de Leonardo da Vinci.

En las estructuras formales de las sonatas de Mozart, en la Quinta Sinfonía de Beethoven, en obras de Schubert y Debussý (estos compositores probablemente compusieron estas relaciones de manera inconsciente, basándose en equilibrios de masas sonoras).

Arte Póvera, movimiento artístico italiano de los años 1960, muchas de cuyas obras están basadas en esta sucesión de Fibonacci.

En la cinta de Darren Aronofsky Pi, el orden del caos el personaje central, Max Cohen, explica la relación que hay entre los números de Fibonacci y la sección áurea, aunque denominándola incorrectamente como Theta (θ) en vez de phi (Φ).

Si se indaga más en los detalles, y según el propio Leonardo de Pisa Fibonacci, en su Libro de los ábacos, la secuencia puede ayudar a calcular casi perfectamente el número de pares de conejos n meses después de que una primera pareja comienza a reproducirse (suponiendo que los conejos se empiezan a reproducir cuando tienen dos meses de edad).

La relación entre la cantidad de abejas macho y abejas hembra en un panal.

La relación entre la distancia entre las espiras del interior espiralado de cualquier caracol (no sólo del nautilus).

Continue reading

Aida. Física de partículas subatómicas para niños (I)

Para muchos, la física de partículas es un área reservada a los genios y los eruditos donde los mortales tan solo podemos asomarnos y confundirnos. Pero eso es como decir que no se puede entender el movimiento de una pelota sin saber hacer las integrales que la física requiere. Para todo hay niveles y niveles y lo que hoy os proponemos es una incursión a todos los curiosos a los principios de la física de partículas con claridad y rigurosidad, pero de la forma más simple que se pueda.

Pero antes un poco de historia, que no viene mal. Richard P. Feynman fue un niño genio bastante atípico que pasó con excelencia sus cursos académicos en el MIT y Princeton. Atípico porque era como el resto de gente además de galán con encanto, amante fiel y con una intuición nunca vista para la física. Entre sus hazañas cuentan la participación activa en el proyecto Manhattan y un premio Nobel. Sin embargo el mayor legado de Feynman fue su divulgación de la física desde su puesto de investigador y sus diagramas.

En concreto los diagramas de Feynman son la parte que nos interesa hoy porque nos permiten entender procesos complicados que suceden en los aceleradores de partículas haciendo uso de unos sencillos dibujos. La idea es tan revolucionaria que en un primer momento fue rechazada y no fue hasta varios años después de su presentación, cuando Feynman presentó una demostración matemática rigurosa, que fueron aceptados. Hoy día son la herramienta básica de cualquier físico de partículas.

En general un diagrama de Feynman sigue unas normas básicas en donde existen 3 partes importantes: el estado inicial, el estado final y el propagador.  Las dos primeras partes se explican por sí solas aunque luego veremos más. El propagador sin embargo es la parte compleja. En un artefacto matemático/gráfico para explicar lo puede pasar en medio.

La idea del propagador es que debe representarse como la media de todos los posibles caminos para llegar del estado inicial al final. Es por esto que las partículas que se representan como propagador son virtuales y no cumplen la conservación de energía. Así pues el propagador, que suele ser un bosón, no puede detectarse y sirve para conectar los vértices del diagrama. Veamos algún ejemplo para entenderlo mejor.

En estos diagramas se representa el tiempo en el eje horizontal, avanzando hacia la derecha, y el espacio creciendo hacia arriba. De esta forma el diagrama que se encuentra sobre estas líneas se debe entender como dos partículas que se acercan, “chocan” y salen alejándose. La diferencia con una pelota en el suelo es que aquí el choque se produce mediante un propagador. El que vaya en vertical indica que ni sabemos ni nos importa quién lo emite y quién lo absorbe.

En este ejemplo siguiente vemos una partícula y una antipartícula (su opuesto, por eso lleva la barra encima) combinándose para formar un propagador que luego se separa de nuevo en partícula-antipartícula diferentes a las iniciales. Esto se llama proceso de aniquilación y creación de pares. Y no hay más. Los diagramas de Feynman (de primer orden) son los que véis y posibles combinaciones. Y sabiendo lo que acabamos de contar se puede entender qué está pasando en casi cualquier proceso.

La gran ventaja de los diagramas de Feynamn es que con la sencillez que acabamos de ver,mantienen aún todo el significado físico. De hecho con los diagramas de Feynaman se pueden calcular las probabilidades de que se den cada uno de los procesos incluyendo otros más complicados en los que existen más de 2 vértices. Básicamente, cuantos más vértices y más débil la fuerza que actúa (depende del propagador) menos probable es el proceso.

Y ahora, ya que hemos acabado os animo a revisar publicaciones como esta nuestra, o algunos artículos más avanzados y comprobar que con una tabla de partículas (para saber cuales interaccionan), podréis entender de lo que hablan, hasta sin leerlo. Incluso podéis fardar delante de esa rubia (o rubio) preciosa y conquistarla con unos garabato rápidos y unos pocos propagadores, os prometo que funciona ;)

medciencia.com

Aida. El Secreto Está en la Unidad de Medida

No nos damos cuenta pero cuando aceptamos una condición como cierta realmente estamos vendiendo nuestra alma al Diablo; y esto… !no sólo pasa con las matemáticas!

 

UNA DOBLE ESCALA PARA “MEDIR” EL UNIVERSO:
Hoy día representa un misterio como se pudieron erigir las pirámides de Egipto. Dicen que los antiguos no conocían casi nada de matemáticas pero todas las evidencias sugieren algo muy distinto: realmente no pueden existir construcciones geométricas más perfectas. Sólo existe una posibilidad de poder erigir un monumento como la Gran Pirámide de Keops que condense en sus dimensiones no sólo una extrema perfección en sus relaciones geométricas sino que además sea un reflejo a escala, tanto de la Tierra como quizás, de todo el Universo. Si pudiera demostrarse que los Antiguos arquitectos utilizaron un conocimiento físico y matemático similar, aunque mucho más avanzado que el nuestro querría decir que realmente existió una civilización con un perfecto dominio tanto del espacio como del tiempo.
De ser esto cierto quizás las pirámides contengan un mensaje visible a simple vista: un mensaje geométrico escrito en todas y cada una de sus piedras. Como muchos autores sostienen lo que los antiguos pretendieron era “La cuadratura del círculo”. Según ellos sólo fue un intento, aunque como vamos a ver desde otro punto de vista, las conclusiones pueden ser distintas.
En el siglo XIX dimos un salto en el conocimiento matemático con la introducción de diferentes tipos de geometría consistentes con el espacio-tiempo. En términos generales podemos definirlas como geometrías esféricas o curvadas. El nexo de unión entre la geometría euclidea que habitualmente estudiamos en el colegio y la geometría esférica se puede condensar en el concepto de “curvatura”, un concepto igual de fundamental en el mundo físico.
Su aplicación práctica en la comprensión de los patrones que rigen el Universo no se hizo esperar mucho. Gracias a ella Einstein pudo desarrollar la teoría de la relatividad en la que se introdujo una descripción del espacio-tiempo que, como cabía esperar, lógicamente era curvado. Esto ha sido ampliamente demostrado.
Las matemáticas o, más concretamente, el tipo de geometría en que se basan siempre han ido por delante en el conocimiento profundo de los patrones que rigen el comportamiento del mundo “real” o natural. No es menos cierto que las matemáticas dependen totalmente de los números en que se basan y que solemos ver estos dispuestos solamente de forma lineal: es lo que conocemos como la métrica, la escala decimal o la recta “real”.
Por este motivo el nexo de unión entre estas diferentes variedades geométricas se basa precisamente en el Teorema de Pitágoras, que es el criterio que utilizamos para establecer si trabajamos con una “estructura” plana o curvada. Es lógico que así sea ya que comparamos ambos tipos de geometría con la única “herramienta” que disponemos para hacerlo: una escala lineal, que nos permite “triangular”.
Cuando definimos una función matemática lo que hacemos, en esencia, es otorgar a un número (o varios) un valor diferente de acuerdo con dicha función. Ambos valores, lógicamente, están vinculados por la propia definición. Ahora bien, a ambos lados de la ecuación trabajamos con los mismos valores; en otras palabras, todo lo que hagamos, matemáticamente hablando, está determinado (podemos conjeturar) por lo que los propios números nos permiten hacer. 
Podríamos pensar que esto es correcto si no fuera por un “pequeño” detalle; y es que, realmente, no sabemos cómo los números se organizan entre ellos. Todo lo que conocemos de los números lo sabemos a través de caminos indirectos, que son las funciones que habitualmente utilizamos, pero desconocemos si existe un patrón oculto que realmente determina su comportamiento o está en la base de todos los resultados. 
El razonamiento es el siguiente: si los números siguen un patrón de comportamiento (y esta es una de las “Conjeturas del Milenio”), este patrón será subyacente a cualquier estructura matemática que “montemos” gracias a ellos. Si esto fuera cierto cualquier concepto o construcción matemática que pensemos no sería correcta si entrara en contradicción con dicho patrón. En otras palabras, su existencia implicaría una correlación universal e intemporal independiente incluso de nuestra civilización y de toda nuestra ciencia matemática, ya que no podemos imaginar una forma diferente de contar que no sea de forma unitaria. Sería cierto que únicamente descubrimos, como en la naturaleza, los patrones ocultos y dado que estos pueden expresarse de forma matemática podría decirse, incluso, que los números representan el Universo. Física y matemática como sabemos son ciencias opuestas, pero absolutamente complementarias.
En matemáticas encontramos algunas anomalías, quizás la mayor de ellas sea la existencia de los números denominados imaginarios. Estos números no existen matemáticamente pero, curiosamente, son el mejor instrumento de que disponemos para representar gráficamente las principales manifestaciones del espacio-tiempo. No debemos subestimar su importancia porque una anomalía parecida, pero en un plano físico (no conceptual), fue la que permitió a Max Planck descubrir la mecánica cuántica, en un tiempo en el que todos estaban convencidos de que nuestro conocimiento físico ya estaba completado.
Trabajar con una única herramienta ciertamente condiciona nuestra forma de entender la realidad. Podemos expresar nuestra escala decimal en un plano de coordenadas, simplemente duplicándola. De esta manera tenemos unos ejes de coordenadas rectos que nos permiten describir todo tipo de manifestaciones espacio-temporales en un plano. Nuevamente podríamos decir que esto es correcto si no fuera por otro “pequeño” detalle relevante y es que el espacio-tiempo, como descubrió Einstein, también puede ser curvado, no sólo recto.
Tomemos un ejemplo algo más práctico. Normalmente definimos el valor de pi como un punto más dentro de nuestra escala decimal. Ya sabemos que este valor es muy especial, pues ha llegado a ser asimilado incluso con “Dios”. Ahora bien, respecto de lo que nos interesa, dicho valor puede representarse alternativamente tanto en una línea recta como también de forma curva; pero… si solamente utilizamos nuestra “métrica” una circunferencia no “cabe” en una línea recta.
Si realmente pensamos que es cierto que todo lo que ocurre a nuestro alrededor puede ser descrito de forma matemática realmente tiene poco sentido “complicarnos” la vida con conceptos físicos. Si prescindimos de ellos podríamos sustituir todas las magnitudes físicas de nuestras ecuaciones tan sólo por una medida unitaria (el valor unidad, 1). La unidad, como dijo Planck, es la unidad de medida más básica en nuestro Universo; cualquier manifestación puede ser reducida a la misma. No sólo un “cuanto” de Planck sino, incluso,todo el movimiento del Universo, como si de una “onda” o un “ciclo” se tratara.
Cualquier función o estructura matemática es independiente de las unidades de medida y, en el fondo lo que establece es una idéntica numérica que se da entre dimensiones matemáticas. Un ejemplo de esto es la función que define el volumen de una esfera: en función de un radio inicial (un número) determinamos su equivalente a nivel tridimensional (otro número). Toda función matemática, realmente vincula, conceptualmente, dimensiones diferentes.
Hoy día intentamos unificar todas las leyes de la física bajo una única y exclusiva formulación “físico”-matemática. La principal incoherencia es que intentamos unificar un mundo físico descrito en función de determinadas magnitudes físicas, con el mundo cuántico, donde el concepto físico de medición es totalmente irrelevante. Si queremos unificar ambos mundos es lógico pensar que el vehículo adecuado sea únicamente el matemático. En matemáticas no dependemos de las unidades de medida, todo se basa en relaciones. Cuando adaptamos estas al mundo físico lo único que hacemos es asignar magnitudes conocidas a los símbolos matemáticos, aunque realmente estas sean irrelevantes. Su única utilidad se deriva de la necesidad de establecer comparaciones que nos son habituales. Pero, realmente, también podríamos comparar sin utilizar unidades de medida: todo depende del contexto o del punto de vista. Todo es relativo.
Si las matemáticas son el vehículo adecuado hemos de centrar nuestra atención en estas. Y, sobretodo, darnos cuenta de que si queremos alcanzar una descripción total del Universo quizás necesitamos no sólo una escala matemática, sino de dos escalas entrelazadas entre ellas, como si de una partícula y una onda se tratara.
Ahora vamos sobre ellas. Antes piensa que vamos a hablar de dos escalas opuestas entre ellas pero, a su vez, complementarias. La 1ª está hecha con los números naturales, la 2ª con sus opuestos. Todo lo opuesto, como el frío y el calor, en el fondo es complementario.
Precisamente este es el comportamiento que encontramos en el “medio” físico donde todo se basa en los opuestos: los efectos electromagnéticos, la gravedad o la relatividad (dualidad masa-energía) son un buen ejemplo. En cambio las matemáticas justamente no nos permiten hacer esto.
Una precisa fundamental en matemáticas es que una solución no puede ser igual a su opuesta; en función de este criterio nos basamos para dar validez a las demostraciones. Es el criterio que se conoce como “reducción al absurdo” pero… ¿Qué pasaría si lo absurdo fuera lo correcto? Al fin y al cabo, el Universo parece tener un comportamiento totalmente paradójico. ¿No es cierto?
Vamos a abrir una brecha que ya está un tanto abierta. No siempre es cierto que una solución no pueda ser igual a su opuesta. Un ejemplo de esto son las elevaciones al cuadrado. Dos soluciones opuestas son equivalentes, aunque sea en una dimensión superior. El propio Teorema de Pitágoras también es un ejemplo de esto: dos líneas rectas opuestas formando un ángulo recto a 90º son iguales a una tercera, pero sólo cuando elevamos al cuadrado.
De esta incoherencia surgieron los números imaginarios, gracias a ellos una solución puede ser igual a su opuesta, pero claro, viendo esto siempre en un plano, no en una línea recta.
La mayor parte de las incoherencias matemáticas surgen precisamente cuando elevamos al cuadrado. Gracias a esta función podemos demostrar incluso resultados a priori “absurdos”. Lo más importante es que una solución y su opuesta pueden ser vistas como complementarias, de la misma manera que un número imaginario se compone de la misma manera: dos puntos situados en lados opuestos del plano. Bajo este contexto, como dijo Gödel, un matemático, siempre existirán soluciones que sean correctas pero que estén fuera del sistema. Matemáticamente nos referimos a ellas como soluciones absurdas o imaginarias, simplemente por el hecho de que la probabilidad de que sean ciertas es extremadamente pequeña; tanto o más que la probabilidad de encontrar un valor que pueda definir una circunferencia perfecta. No es casualidad que todas nuestras leyes físicas relevantes se basen también en los cuadrados y en manifestaciones espacio-temporales opuestas. Todas ellas pueden ser vistas de forma geométrica.
Seguramente nunca habrás oído hablar de ella, pero hace miles de años ya utilizaron una doble escala en las construcciones que llevaron a cabo. Como habrás adivinado me estoy refiriendo al Antiguo Egipto. En estas pirámides milenarias podemos observar que,misteriosamente se utilizaron dos escalas. La primera de ellas es el codo real, también llamado “codo egipcio” y la segunda, y aquí también reside el misterio, fue el metro: una unidad de medida que tan sólo podemos referenciar hoy día a la velocidad de la luz: la única referencia en nuestro Universo. Tampoco es casual que estas civilizaciones adoraran la Luz que el Sol representa.
Una parte del misterio lo podemos intentar comprenderlo ahora. Los “constructores” querían desviar nuestra atención no al metro, sino simplemente al concepto “unidad” para verlo simplemente de forma matemática, sin ninguna unidad de medida complementaria. Cuando hacemos esto nos damos cuenta de que, por ejemplo, la Gran Pirámide de Keops representa la Unidad, pues todas sus dimensiones están referenciadas a los valores áureos que, a su vez, se basan en la misma. Es indiferente hablar del diámetro unidad o del arco de una circunferencia, por ejemplo.
Esta equivalencia la observamos en todas sus dimensiones interiores. La Gran Pirámide se construyó utilizando tanto los números naturales en la que, por supuesto, la unidad es su representante, como en base al codo egipcio que, a su vez, sintetiza una escala formada por valores áureos. Tampoco es casualidad que dichos valores muestren sus correspondencias con los números naturales precisamente cuando “elevamos al cuadrado”. Las dos escalas están relacionadas pero en dimensiones diferentes, de la misma manera que encontramos este tipo de relaciones con los números naturales. Los números imaginarios son el nexo de conexión, siempre que sustituyamos estos por la “divina proporción” (una solución que, cuando hacemos su raíz cuadrada es igual a su opuesta). Todo puede ser considerado igual o diferente dependiendo del punto de vista, de la misma manera que podemos imaginar que una circunferencia no es más que un cuadrado “girando”. Esta perspectiva desde diferentes puntos de vista es incompatible con la utilización de una simple escala, y más si se trata de una escala lineal. Las matemáticas, como están planteadas, no te permiten otro punto de vista, metafóricamente no te dejan “elevar” el lápiz del papel y pensar de forma diferente. Algo no puede quedar demostrado si no es bajo su peculiar criterio.
Pongamos un ejemplo. La escala decimal no sólo se puede representar de forma lineal, también podemos pensar en ella como si de una “escalera” realmente se tratara. Simplemente sustituye el “cero” como indicador de posición (así es como actualmente lo usamos) por un “escalón”. Esta perspectiva diferente no distorsiona la concepción de escala decimal, dado que la misma, como la geometría, se comporta de forma fractal. Simplemente indicamos el cambio de posición en “vertical” en lugar de “horizontal”, pero la esencia no cambia. Si hacemos un esfuerzo incluso podemos contemplar la misma como si de una circunferencia se tratara: simplemente piensa que cada escalón de la misma, por pequeño que sea, siempre se compone de 10 escalones más pequeños. Si resulta complicado lo podemos ver de forma lineal: dado que toda nuestra escala decimal se puede representar de forma binaria, como si de 0s y 1s se tratara piensa en ella como si fuera el arco de una circunferencia, dando una gran vuelta. Si lo expresáramos en términos físicos diríamos que el tiempo también puede ser cíclico, no sólo lineal. ¿Puedes imaginar las consecuencias?
Si juntamos dos escalas como estas no necesitamos sólo una línea recta, también necesitamos un compás y un ángulo recto. Pero, aparte de esto, no necesitamos nada más. Lo que hoy día entendemos como relatividad y gravedad los antiguos lo veían como si de formas geométricas se tratarán. Este es el motivo de que el faraón venga siempre representado con dos atributos en sus manos: ambos son la síntesis de todo el conocimiento del Universo. Verdaderamente la civilización que construyeron las pirámides fueron dueños del espacio y el tiempo, los que los siguieron simplemente seguían este conocimiento.
Dicen que una teoría unificadora es complicada, simplemente por el hecho de que intentamos unificar conceptos, en apariencia, totalmente diferentes. La base de la teoría áurea es que no hagamos esto, que simplemente veamos ambos como complementarios: como la esfera y el cuadrado. También, ¡claro! adaptando geométricamente todos los conceptos matemáticos que no tienen una exacta correspondencia con el Universo que observamos.
Fueron los griegos los que, literalmente, “extrajeron” los números reales de la geometría para poder operar con ellos y proporcionarnos todos esos maravillosos teoremas matemáticos que aún hoy día, nos resultan imprescindibles. Lo que estamos haciendo es el camino inverso: devolvemos a los números naturales al lugar al que pertenecen. Bajo este concepto, tal y como los antiguos creyeron los números realmente son el Universo. 
La base de la Teoría Áurea se basa en no imponer ninguna condición de partida. Al hacer esto hacemos que las matemáticas sean relativas. Pero, al fin y al cabo, así es como el Universo se presenta.
No nos damos cuenta pero cuando aceptamos una condición como cierta realmente estamos vendiendo nuestra alma al Diablo; Y esto… !no sólo pasa con las matemáticas!

Ricard Jiménez